Producción audiovisual y educación

El amor por el conocimiento  y la gratificación de crear un “producto”   nuevo implican  un esfuerzo racional y emocional. El desafío de la educación es lograr incorporar en forma flexible y ágil las grandes innovaciones producidas en el campo de las ciencias y la tecnología. Ello tiene sentido en la medida en que promueva el desarrollo humano y esto sólo puede aprenderse con otros, promoviendo proyectos de investigación participativa en educación .
Desde temprana edad los teléfonos móviles forman parte del entorno cotidiano y es muy habitual que niños y niñas  los utilicen y aprendan a fotografiar y a realizar vídeos. Estos recursos pueden constituir herramientas valiosas en la escuela para el aprendizaje multidisciplinar.
Tenemos incorporados inconscientemente muchas de esas formas de lenguaje audiovisual gracias a las películas que hemos visto a lo largo de nuestra vida y podemos ordenar en esos conocimientos, dominar mejor el conjunto de normas y símbolos que nos permiten comunicarnos a través de sonidos e imágenes, para interpretarlas y para producirlas. El uso de los vídeos como recurso de aprendizaje requiere conocer las características del lenguaje audiovisual y sus propias reglas. Especialmente para la infancia y la adolescencia es recomendable la miniserie  Cineducación, que ofrece conceptos teórico-prácticos sobre cine de manera divertida y cercana, a modo introductorio. La misma fue producida por un grupo de estudiantes de México, Perú, Chile, España, Francia y China, del Máster Internacional de Comunicación y Educación de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), en el marco del Taller de Producción Audiovisual dirigido por el profesor José Martínez Abadía.
Puedes ver la serie completa y realizar las actividades que sugiero para cada uno de los capítulos en la Guía de producción audiovisual que incluye información complementaria, fuentes para investigar y capítulos de la serie Apuntes de película, producida por el Canal Encuentro del Ministerio de Educación de Argentina.
 
 En la medida en que producimos, que nos proyectamos en creaciones objetivas (visibles o percibidas conscientemente) construimos nuestro aprendizaje y  nos “producimos” como personas. Esto se magnifica cuando  compartimos  la aventura del descubrimiento con nuestros semejantes.
 

No se admiten más comentarios